Cómo renovar tu armario para que quepa algo

Seguro que si te dijéramos ahora que abrieras el armario te pondrías a la defensiva. A lo mejor tienes que hacer malabares para abrir sin que se caiga nada. A lo mejor, abres pero no encuentras nunca nada.

Eso es que tienes exceso de ropa.

La mayoría de la ropa que compramos acaba en el fondo del armario y prácticamente el día a día lo hacemos con una determinada ropa (casi siempre la misma). Entonces, ¿por qué acumular ropa?

Hoy te proponemos que renueves tu armario y ordenarlo de tal forma que quepa todo bien, que quede espacio (no para salir a las rebajas a comprar si no te hace falta) y se vea más funcional.

Para ello, toma nota:

1. Saca todo lo que hay en el armario

Sí, es posible que ocupe toda la cama, incluso más. Pero hay que sacarlo para ver lo que se tiene.

2. Haz montones

Esto implica, en muchos casos, tener que probarte la ropa para ver si te sirve, si no te sirve o si está rota.

Nuestra recomendación es que hagas varios montones:

  • Uno para la ropa que sirve.

  • Otro para la ropa que no sirve. Divide este en dos: uno para la que no sirve porque te está pequeña o grande; y otro la que no sirve porque la ropa está ya muy deteriorada.

3. Decide

Empecemos con el montón de ropa que te sirve. Puedes clasificarla por ropa de diario, ropa profesional, ropa para eventos, ropa para fiestas, etc. Eso sí, que te sirva no quiere decir que vaya contigo o que te sientas cómoda con ella.

Piensa, en cada prenda de ropa, tres usos al menos que le puedes dar y con los que te sentirás cómoda. Si no lo logras, deséchala porque realmente no te la vas a poner y ocupa espacio.

Haz lo mismo con toda la ropa de ese montón.

Pasa ahora al montón de ropa que no sirve y está deteriorada. Lo mejor es tirarla o aprovecharla para trapos o para otros usos. Pero si tienes demasiado, tira aquella que no vaya a servir.

Finalmente, el montón de ropa que no sirve porque te está pequeña o grande. Ya sé que no sabemos si vamos a adelgazar o a engordar. Pero sí sabemos que esa ropa ocupa espacio, y que además pasará de moda. Por ello, te recomendamos que guardes aquella ropa que merezca la pena (un vestido, una falta, unos pantalones, etc. porque son caros o son muy bonitos) y dones lo demás para gente que lo necesita.

De esta forma, vas a tener el armario más liviano y podrás ponerte toda la ropa que haya dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *