HANK AARON 1

Hank Aaron: una leyenda inmortalizada en la historia del béisbol

La historia del béisbol ha inmortalizado a cientos de leyendas y figuras emblemáticas que al día de hoy ocupan un sitial privilegiado en el recinto de los más grandes de la disciplina. Nombres como Cy Young, Babe Ruth, Roberto Clemente y Jackie Robinson, son algunos de los que han logrado conseguir dicha estirpe de grandeza. De hecho, en la actualidad existen cientos de premios que llevan su nombre. Una especie de tributo a lo que hicieron en vida y a todo lo que aportaron a este maravilloso deporte. Recientemente tuvo lugar la muerte de una de estas inolvidables leyendas beisbolísticas: Hank Aaron. El famoso ‘Rey del Cuadrangular’ murió por causas naturales en Atlanta el pasado 22 de enero a los 86 años de edad. Todo lo que consiguió durante sus años como pelotero activo es digno de reconocimiento. Por ello te presentamos en el siguiente informe todo lo que recopiló en las Grandes Ligas para erigirse como una leyenda inmortalizada en la historia del béisbol.

Hank Aaron y su maravilloso legado

Si bien es cierto que la ‘Gran Carpa’ del béisbol ha recibido cientos de nombres catalogados con la estirpe de ‘históricos’, no todos han conseguido la misma grandeza de Hank Aaron. Eso sí, sin ánimos de menospreciar la labor que hayan realizado otros tantos beisbolistas en el terreno de juego. Pero es que hablar de Hank Aaron es igual a hacer referencia a una especie de ‘mito viviente’. Un hombre que fue capaz de romper el récord de cuadrangulares del mítico Babe Ruth y de hacer frente a la segregación racial. Recordemos que por aquellos años el racismo en los Estados Unidos era un problema de talla mayor, donde se tomaba a los afrodescendientes como una raza ‘inferior’ y se les trataba con desprecio. Hank Aaron debutó en las Grandes Ligas en el año 1954, vistiendo los colores de los Milwaukee Braves (actuales Bravos de Atlanta). En sus primeras cinco apariciones al plato como ‘bigleaguer’ no logró despachar ni un solo imparable.

Quizá hayan sido por los nervios propios del debut, pero eso no sería ni la sombra de lo que estaba por construir en años siguientes. Ocho días en las Grandes Ligas le bastaron para despachar su primer cuadrangular, labrando el inicio de un camino repleto de marcas y récords que al día de hoy se mantienen en vigencia. Sobre el final de aquella primera temporada sufrió un descalabro físico por una inesperada fractura de tobillo. Por lo tanto, se vio obligado a abandonar los terrenos de juego mientras completaba su rehabilitación. Sin embargo, antes de abandonar temporalmente la práctica beisbolística dejó marca de 13 batazos de vuelta completa y promedio al bate de .282. Esta primera zafra le sirvió para que muchos expertos de la pelota vislumbraran en el un futuro promisorio. Y la verdad es que así fue.

HANK AARON 1
Hank Aaaron debutó en las Grandes Ligas en abril de 1954 (Foto de The Source)

Auge y asentamiento profesional

Las primeras cuatro temporadas en las Grandes Ligas le fueron estableciendo paso a paso en la élite de los más grandes. En 1958 cosechó una de sus temporadas más fructíferas en cuanto a números, con .326 de average, 30 cuadrangulares y 95 carreras impulsadas. Nuevamente fue figura trascendental en los Bravos que fueron a la Serie Mundial, aunque lamentablemente no terminaron con el cetro en sus manos tras caer en siete juegos ante los Yankees. Con menos de 25 años de edad ya era considerado una figura trascendental en cuanto al deporte del bate y la pelota, uno de los más practicados en Estados Unidos. A medida que pasaban los años solo iba consiguiendo más y más experiencia, llegando incluso a sus primeros Juegos de Estrella y a ser ganador del Guante de Oro en tres ocasiones.

HANK AARON 2
A los 25 años ya era considerado una figura trascendental en el béisbol profesional (Foto de El Universal)

Hank Aaron fue un pelotero de múltiples facetas

Su verdadero nombre era Henry Louis Aaron, y desde temprana edad demostró ser un chico activo y amante apasionado de los deportes. Especialmente del que le daría tanto reconocimiento alrededor del mundo entero: el béisbol. Se habla de que mantuvo ‘múltiples facetas’ porque eso era lo que demostraba frecuentemente, tanto dentro como fuera del terreno de juego. En su rol de pelotero, Aaron destacaba de manera impresionante cada año. En posición defensiva se llevó miles de aplausos y elogios por la pasmosa facilidad que tenía para custodiar el jardín derecho, su posición natural desde que debutó en la Gran Carpa. Sin embargo, lo que le dio tanto prestigio y popularidad como beisbolista fue su explosividad bateadora. Aaron era un toletero nato y al que todos los lanzadores temían enfrentar. Su swing era uno de los más veloces y potentes de las Grandes Ligas, por lo que era un hombre difícil de sacar out.

En cuanto a su faceta fuera de los estadios, destacó también por el temple y la gallardía suficiente para soportar la segregación racial que aquejaba a los afroamericanos por aquel entonces. Junto a Jackie Robinson, Roberto Clemente y otros tantos beisbolistas negros desempeñó una extraordinaria labor de valentía, sin dejar que los comentarios mal intencionadas le afectaran en su carrera. Soportó la vida hostil que llevaban los afroamericanos en el sur del país, que era de donde provenía, y salió adelante con un solo objetivo en mente: triunfar en el deporte que le dio la oportunidad de salir adelante. ‘El Martillo Aaron’ era también un hombre con una humildad tremenda y una palpable disposición de ayudar a los demás. Es por ello que se establece que Hank Aaron fue un pelotero de múltiples facetas.

FACETAS GRANDELIGA
Fue un hombre destacado tanto dentro como fuera del campo (Foto de Los Angeles Times)

Marcas destacadas

Previo a su irrupción en las Grandes Ligas existieron figuras que dejaron huellas imborrables en cuanto a legado beisbolístico y otros con marcas que en principio parecían “imbatibles”. Babe Ruth era uno de ellos. El legendario toletero de los Yankees de Nueva York, autor de 713 vuelacercas durante su carrera. A los 39 años, Aaron se puso detrás Ruth para intentar arrebatarle el récord de cuadrangulares. Finalizó la temporada de 1973 con 713 estacazos en su haber, a tan solo uno de Ruth. Durante el parón de temporada recibió amenazas de muerte y ofensas racistas a través de cartas que llegaban a su residencia. Sus haters no soportaban la idea de que un hombre negro fuese capaz de batir el récord de Ruth. Aún así, el 5 de abril de 1974 Aaron rebasó a su colega neoyorquino al conectar el jonrón 715 de su carrera.

Y así siguió disparando vuelacercas a diestra y siniestra, culminando el registro en 755. Dicha marca se mantuvo vigente hasta el año 2007, cuando Barry Bonds se subió a lo más alto del pedestal con 762 cuadrangulares, siete más que Aaron. Sin embargo, muchos no consideran que Bonds sea el verdadero líder jonronero de la historia, puesto que arrojó positivo por consumo de esteroides en un control antidopaje que se le realizó. Por lo tanto, ‘Rey del Cuadrangular’ solo hay uno, y ese es Hank Aaron. Otras marcas relevantes que dejó esta leyenda nacida en Alabama durante su paso por las Grandes Ligas fueron:

  • 24 apariciones en Juegos de Estrellas.
  • 3.771 hits conectados.
  • 2.297 carreras impulsadas.
  • 2.174 carreras anotadas.
  • 12.364 turnos al bate.
  • 3.298 juegos disputados.
  • 624 dobles.
  • 240 bases robadas.
  • 3 Guantes de Oro
  • .305 de average vitalicio.
FALLECIÓ ENERO
Hank Aaron será recordado siempre como ‘El Rey del Cuadrangular’ gracias a sus 755 batazos de vuelta completa (Foto de Primera Líneas NYC)

El impacto de Hank ‘El Martillo’ Aaron en la historia del béisbol se mide, además de todo lo que aportó al desarrollo de este deporte, por las increíbles estadísticas que dejó. ¿Aún te queda duda de todo lo que ha dejado su legado inmortal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *