piel

Life style: hábitos de vida saludables para el cuidado de la piel

Tanto en verano como en invierno nuestra piel sufre. A lo largo de las diferentes estaciones, la piel va enfrentándose a las distintas inclemencias del tiempo. Por ejemplo, en verano, el sol reseca la piel y si no la cuidas, esta la notarás tirante. Pero ocurre algo parecido en invierno, o incluso en otoño, con la época de viento.

El agua salada, el cloro, la contaminación, todo influye en la piel. Y eso se traduce en que, poco a poco, esta luce apagada y poco saludable. Pero tenemos la solución para que tengas una piel brillante y sana de forma natural.

Los hábitos más efectivos para una piel brillante y sana

cuidar piel

A continuación hemos querido centrarnos en aquellos hábitos que de verdad te van a funcionar para tener una piel brillante y sana. Pero, si quieres más, entra en decoloresnatur.com donde encontrarás información al respecto.

En este caso, lo más importante que debes hacer a diario es lo siguiente:

1. Alimentación

¿Crees que lo que comes no repercute en tu aspecto físico? Al margen de que puedas coger más o menos kilos, lo cierto es que también tu piel es un reflejo de la dieta que sigues. Si comes mucho embutido, tu piel tenderá a ser grasa, o incluso pueden aparecer granitos. Si te hidratas poco, esta estará más seca y áspera, además de que perderá la luz natural que tiene.

¿Cómo evitarlo? Con una alimentación nutritiva. Ya no solo hablamos de carne, pescado… sino que para tu piel un buen aporte de frutas y verduras es imprescindible. Estas están llenas de vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes que necesitas. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay que consumir al día 400 gramos de frutas y verduras.

Y no te olvides del agua. Recuerda que el cuerpo humano está formado por un 75% de agua, y necesitas reponerla a diario, varias veces, para que todo funcione correctamente. Si lo haces, tu propia piel lo notará y reflejará.

2. Ejercicio

Igual de importante que la nutrición es el ejercicio. Y no te pedimos que estés horas realizando actividades de alta intensidad, sino que con 30 minutos al día es suficiente. Debes encontrar la actividad que más te guste y te motive y sacar fuerza de voluntad.

Los primeros días es posible que te cueste, pero luego se vuelve una necesidad que tú mismo necesitas. Y es que no solo vas a mejorar tu aspecto físico, sino que reducirás el estrés, estarás más feliz y te ayuda a descansar mejor y a una regeneración celular.

¿Qué implica eso para tu piel? Debido a todos esos factores, tu piel se verá más brillante, suave, más joven y sana.

habitos piel

3. Limpia tu piel

Por último, es importante que dediques un tiempo diario para ti. Y no porque debas desconectar, que también, sino porque necesitas “limpiar” tu cuerpo. Literalmente. No basta solo con un baño. Es importante que tengas una sesión para limpiar tu piel de impurezas y otros agentes que pueden adherirse a ella e impedir que esta respire. Por ejemplo, el maquillaje. Por eso, sacar tiempo para lavar tu cuerpo con productos que cuiden tu piel, que la limpien, purifiquen e hidraten correctamente, es algo imprescindible.

Eso sí, cada persona tiene un tipo de piel y eso quiere decir que tendrán que usar unos determinados productos (que pueden no ser los mismos que el resto de la familia).

Por supuesto, si notas que tu piel no mejora con estos hábitos, puede ser necesario que visites a un especialista para que te asesore. Lo importante es que tomes conciencia que debes cuidar esa parte de tu cuerpo. Al fin y al cabo, es la única capa protectora que tenemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *