MASCARILLAS DE TELA 2

Estas son las mascarillas de tela menos seguras

La pandemia del coronavirus trajo consigo la imposición de un “nuevo orden” en el que las restricciones sanitarias forman parte de nuestro día a día. Distanciamiento social y confinamiento en casa son algunos de estos elementos. Tampoco podríamos dejar por fuera el uso obligatorio de mascarillas, recomendado por organismos sanitarios y expertos científicos para disminuir las probabilidades de contagio. Claro, siempre y cuando se estén utilizando las mascarillas correctas. Pero para nadie es un secreto que ante la creciente tasa de casos positivos en todo el mundo, el acceso a estas mascarillas o tapabocas se ha visto restringido, o al menos, reducido. Los entes de salud estiman que las más recomendables son las N-95 y las quirúrgicas desechables. Sin embargo, ha surgido también la alternativa de utilizar mascarillas de tela.

¿Cuáles son estas mascarillas? ¿Realmente me protegerán de un posible contagio? ¿Dónde puedo adquirirlas? Si te has abierto a estas interrogantes, has llegado al lugar correcto para conocer las respuestas. Descubre cuáles son las mascarillas de tela menos seguras y por qué razón no se les considera de uso fiable.

Mascarillas de tela que no cumplan lineamientos sanitarios

Apenas comenzaron a venderse las primeras mascarillas de tela como alternativa de solvencia ante la alta demanda que registraban los tapabocas clínicos e industriales, se empezaron a determinar también los reglamentos sanitarios que debían cumplir las mismas. Por lo tanto, aquellas mascarillas que no cuenten con filtro de micropartículas o estén elaboradas a partir de materiales “frágiles” o no resistentes, no son del todo recomendables para utilizar. Sin embargo, se ha mantenido la afirmación de que estas sirven más para proteger a aquellos individuos que no trabajen directamente en el área de salud. ¿Por qué razón? Porque el personal médico tiene mayor exposición al contagio de coronavirus, y la tela del tapabocas podría no soportar las partículas acumuladas del virus.

MASCARILLAS 1
Las mascarillas o tapabocas de tipo N-95 son los más recomendados por los organismos sanitarios (Foto de 20Minutos)

Tapabocas de tela sintética no terminan de convencer

Debemos aclararte que aún no existe evidencia científica de que las mascarillas de tela elaboradas con materiales de tejido sintético sean más efectivas que las realizadas con tejidos naturales como el algodón. Por lo tanto, aunque millones de personas en el mundo entero las utilizan regularmente, no significa que estén completamente protegidos ante las partículas infecciosas del virus. Los diseñadores de moda se han abocado también a esta tarea y frecuentemente construyen modelos de tapabocas “efectivos” para protegerse de un posible contagio. El argumento establecido por varios de ellos es que para las personas resulta mucho más cómodo y agradable llevar consigo una mascarilla reciclable. Esta debe estar elaborada a partir de tejido natural, suave y que facilita la respiración. Además, conservan hasta 90% de protección.

MASCARILLAS DE TELA 2
Las mascarillas de tela aún no terminan de convencer (Foto de EITB)

¿Y las mascarillas de tela sin acreditación higiénica?

Aunque la modalidad de bordar mascarillas caseras utilizando distintos tipos de tela, será mejor que no utilices ninguna que no tenga su respectiva acreditación higiénica. Así evitas realizar gastos innecesarios en un producto que probablemente no te servirá en absoluto y evades la posibilidad de contagiarte y contagiar a otros. Todas las mascarillas que adquieras, así sean de tela, deben cumplir con un porcentaje determinado de filtración de partículas. Si no eres conocedor/a de dicho porcentaje, probablemente estés llevando sobre la cara una prenda que no te está protegiendo. En resumidas cuentas, será mejor hacer un esfuerzo por adquirir las mascarillas efectivas y no utilizar otras que no te den garantía.

Entonces… ¿cuáles son las más recomendables?

En cuanto a las mascarillas higiénicas, sean de tela u otro material, que debe utilizar la población general sana, encontramos mascarillas de dos tipos. Estas son las no reutilizables hechas de celulosa y las reutilizables elaboradas con material textil. Es importante que en ambos tipos de mascarillas sigas las instrucciones de lavado emitidas por el fabricante, puesto que así prolongas la vida útil del producto a la par que te proteges del contagio.

Para asegurarte de que estas mascarillas estén aprobadas por organismos sanitarios encargados de ello, debes chequear si tiene inscrita las siglas UNE 0064-1, en el caso de los adultos. Para los niños revisa que cuenten con las siglas 0064-2. En ambos casos debes cerciorarte también que registra una eficacia de filtración bacteriana igual o superior al 95% en caso de no ser reutilizables. Ahora, si estás adquiriendo una mascarilla que si puedes reutilizar una y cuantas veces quieras, comprueba que la eficacia de filtración equivalga o supere un 90% en cuanto al índice de protección de contagios.

MASCARILLAS DE TELA 2
Recomiendan utilizar mascarillas de algodón preferiblemente (Foto de República.com)

Mascarillas de algodón “frágil”

Hay quienes bordan mascarillas de tela partiendo del algodón como el material más utilizado para elaborar las mismas. La verdad es que resultan sumamente cómodas de llevar, generalmente no provocan alergias y tienen altos índices porcentuales de protección. Sin embargo, cuando se construye el tapabocas basándose en una sola capa de algodón, estás completamente a riesgo de contraer el virus, porque las micropartículas infecciosas podrán pasar a través de las microscópicas rendijas de la tela. Si vas a adquirir una mascarilla de algodón (recomendada 100% siempre y cuando se utilice correctamente) cerciórate de que tenga dos o hasta tres capas del material.

Esto servirá como una especie de filtro protector que te protegerá en gran medida. Una vez llegues a casa lava con desinfectante para matar las bacterias y deja secar al aire libre. No olvides que sean quirúrgicas o de tela, ambas tienen el mismo objetivo: proteger y no dispersar las gotitas respiratorias por el ambiente. Por eso es tan importante que en lugares concurridos como el metro, los autobuses y los supermercados, cada persona utilice su tapabocas. Si otros no cumplen con ello, no formes parte de ese grupo y no dejes de utilizar tu mascarilla en ningún momento. Así evitas contagiarte a ti y/o contagiar a los demás.

TAPABOCAS CASEROS
Asegúrate de que el tapabocas que hayas escogido realmente te proteja de un posible contagio (Foto de El Periódico)

¿Y tú? ¿Confías en las mascarillas de tela o te decantas por las quirúrgicas e industriales?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *